Los documentos que destruimos sirven para producir productos esenciales